La salsa barbacoa

Cómo hacer una buena salsa Barbacoa 🥣

Una buena salsa puede salvar su barbacoa, incluso de carne carbonizada o alitas de pollo resecas, con un resultado tan bueno, que incluso podría cobrar por ella.

El problema es que la mayoría de las salsas de barbacoa compradas en tiendas no son tan mágicas.

Son dulces, llenos de un falso sabor a “humo”, o extrañamente viscosas como el caramelo de mantequilla.

Si realmente quieres elevar tu barbacoa al siguiente nivel, vas a tener que hacer tu propia salsa y, no sólo es fácil, sino que probablemente ya tiene todo lo que necesita en su cocina.

La receta de una buena salsa barbacoa

Todo comienza con una base de tomate, y se trata de hacer una delicada mezcla de sabores, todo en su proporción ideal, utilizando productos de su zona.

Por ejemplo, la salsa de barbacoa de Carolina del Sur, tiende a usar mostaza, mientras que el este de Carolina del Norte se apoya mucho en los sabores acérrimos del vinagre pero, en lo más básico, aquí está la fórmula:

Base de tomate + dulce + salado + picante + ahumado + ácido

La Base de la salsa barbacoa

Si usted quiere hacerlo a mano, tendrá que empezar por cocinar cebollas y ajo picados, usaremos una olla de tamaño mediano y lo ponemos a fuego bajo: Estás tratando de conseguir un color marrón dorado.

Una vez que el olor se vuelve insoportablemente tóxico, limpiamos la sartén, podemos usar cerveza (en lugar de agua) para obtener un sabor más potente.

La receta de la salsa barbacoa

Una cerveza rubia no necesariamente cara, nada de cerveza artesanal oscura, sino una rubia para que la salsa no sea demasiado amarga a medida que se reduce.

“El vino o el whisky (Jack Daniels), también podría funcionar”, pero con cuidado, y si pones alcohol de alto grado, te puedes encontrar con un flambeado, así que cuidado con la ropa, caras y manos y mantenlas alejadas de la sartén si no eres un experto.


Si eres un gourmet de las salsas… estas te interesan


Una vez que el líquido se ha reducido ligeramente, es hora de añadir una base de tomate, podemos usar pasta de tomate (un cuarto de taza diluida con 2 tazas de agua), o salsa de tomate en lata (no va a queda igual pero…).

Agregue los sabores dulce, salado, picante, ahumado y ácido durante un minuto, y deje hervir a fuego lento durante unos 30-45 minutos hasta que se reduzca.

Debe ser lo suficientemente gruesa como para cubrir el dorso de una cuchara de madera sin deslizarse, pero aún así se puede mover, no es una pasta.

El sabor dulce

El grado de dulzura depende de sus gustos, pero vale la pena saber que los edulcorantes con mayor profundidad de sabor son mejor elección que el azúcar normal granulado.

Se puede usar la melaza, el jarabe de arce y el azúcar moreno oscuro por sus notas caramelizadas.

Otro consejo es, si está rociando la carne con la salsa mientras se cocina en la parrilla, considere la posibilidad de reducir el edulcorante porque, cuanto mayor sea el contenido de azúcar, más rápido se quemará y le dará notas amargas a su salsa.



El Picante

¿Quieres que tu salsa tenga ese acabado picante? Tienes opciones como hojuelas de pimiento rojo, o vinagre o salsa de tabasco, para una textura más suave y sedosa, ¿Quieres un golpe de calor directo a la yugular?… sin duda, la pimienta molida.

El sabor ahumado

El pimentón ahumado es un complemento perfecto para la salsa barbacoa casera. Aunque nada puede reemplazar los sabores intensamente ahumados que se obtienen al cocinar durante horas sobre leña en una barbacoa, es un buen truco para conseguir el aroma, o usar chipotle o sal ahumada para replicar esos sabores.

El tono ácido

Este es el más difícil de conseguir de todos los sabores, pero una buena salsa necesita una nota aguda y mordaz para remarcar la carne, el pescado, o incluso las verduras, así que un poco de vinagre de sidra de manzana es la opción perfecta, aunque puede usar cualquier vinagre que le guste, y agregar tanto o tan poco como quiera.

El Salado

Nunca harías una salsa sin condimentarla, así que intenta usar sal de buena calidad (hará maravillas para fortalecer una salsa).

Pero no te detengas aquí, porque puedes añadir salsa Worcestershire, anchoas, teriyaki, o salsa de soya también le agrega sabor y un color brillante y profundo.

El truco final

Vale, hablamos de hacer una propia salsa barbacoa desde cero, al estilo casero, pero puedes coger una salsa de barbacoa embotellada, con esa base de ajo y cebolla, y completamos los otros sabores con los elementos dulces, con chiles, mostaza molida y Worcestershire.

Si es lo suficientemente bueno para los expertos, es lo suficientemente bueno para nosotros.

Relacionados

Socialízalo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *